viernes, 18 de julio de 2008

Un mito arrasó Madrid

Posted on 18.7.08 by Rafael Huete

No sabría decir cuántas personas estuvimos allí (dicen las crónicas que 60 000) ni cuántas horas duró (creo que unas tres), porque desde que sonó Night, entré en una especie de éxtasis musical de la que solo desperté cuando el Boss dijo "Adiós Madrid". Entre medias unas 25 canciones que nos permitieron disfrutar del mejor y más grande intérprte vivo que existe. Pasaban las 22.00 cuando Bruce Springsteen apareció en escena. Para entonces el público ya estaba entusiasmado y esperaba esa aparición como si de un demiurgo platoniano se tratase. Por ponerle alguna pega al inicio, es que la canción que abría el concierto no se escuchaba todo lo bien que debía. Pero dio igual, porque después vino Radio Nowhere y Lonesome Day encadenados, para llegar al primer punto cumbre del concierto: La interpretación de Spirit in the Night, que fue coreada en todo momento por el público, por los fieles, por los feligreses del Jefe.



Después, como suele ser habitual, Springsteen, que en todo momento estuvo cerca del público, dejándose tocar por la gente, tirándose entre las masas como en los viejos tiempos, corriendo por el escenario, atendió las peticiones del público e interpretó una de las canciones, que por lo menos a mí, me parecen más redondas de todo su extenso repertorio: Brilliant Disguise, que acabó con un beso a su esposa en un maravilloso dúo. Después vendría un pequeño respiro. Pero menudo respiro. Con el acompañamiento de su armónica interpretó la desgarradora The River. El Boss sabía que tenía a la gente entregada por la causa, y por ello en todo momento pidió a su parroquia que cantara con él, que coreara sus canciones, que levantara los brazos e hiciera palmas.


El segundo punto cumbre de la noche llegó con Mary´s Place, donde una vez más, y cuando parecía que nada podía superar lo visto hasta ese momento, Bruce volvió a dar una vuelta de tuerca e hizo una interpretación asombrosa, llena de fuerza, sentimiento y cariño, que el público supo reconocer con una cerrada ovación al final del tema. Tampoco faltó la dosis política al inicio del tema Livin' in the future, donde denunció los "recortes en derechos civiles" que está llevando a cabo la vergonzosa administración Bush en su país. La primera parte del concierto acabó con la poderosa Badlands. Pero lo mejor y más emotivo estaba por llegar.


La tanda de bises fue casi tan larga como todo lo anterior, y comenzó con la épica Jungleland, un tema impresionante y que anoche este hombre hizo que a 60000 personas se les pusieran los pelos de punta. Después del tema más "rock and roll" de la noche, Seven nights to rock, Bruce Springsteen dijo aquello de: "One, two, three..." y la música estalló. Y con el ella el público rompió a gritar y enloquecer. Ese era el momento culmen de la noche. Cuando ya parecía que no las iba a interpretar, el Jefe más grande todos los tiempos encadenó Born to Run, Bobby Jean y Dancing in the Dark. Aquello era la locura, el delirio, y más aún cuando tras tocar American Land, cerró esa mágica noche con una apoteósica mezcla del Twist and Shout y La Bamba.



Habían pasado tres horas, pero nadie lo notó, porque el espectáculo fue tal que se pasó volando. En todo ese tiempo habíamos disfrutado de Springsteen, lógicamente, pero también con la eficacia de Charles Giordano sustituyendo al fallecido Federici, con el buen hacer de Patty Scialfa, con la batería del incombustible Max Weinberg, con el virtuoso bajo de Gary Tallent, con la genialidad de Nils Logfren en la guitarra, con el carisma de Steven Van Zandt, con el maravilloso, con el mejor saxofonista de la actualidad, con el miembro más aplaudido de la E Street, con The Big Man, es decir, con Clarence Clemmons. Ya era la 1.00 de la madrugada, y parecía que no quería acabar, porque alargó y alargó el cierre. Y es que está claro. España quiere a Bruce Springsteen y Bruce Springsteen quiere a España.

3 Response to "Un mito arrasó Madrid"

.
gravatar
Alain Says....

Joderrr vaya morro que tienen algunos viendo al Boss en directo.

A pesar de la envidia que me corroe espero lo pasaras bien jajaja.

.
gravatar
Anónimo Says....

encima a sus casi 60 años el tío esta en plena forma

¡¡¡¡como se mueve!!!

.
gravatar
juancarlos Says....

Seguro que disfrutaste un montón! Me alegro de que todo te vaya bien, y ya que no nos vemos en persona debido a tu desaparición, espero que la red nos ayude a mantener el contacto. Aunque prefiero que el curso que viene te pases más veces a visitarnos. Un saludo!