domingo, 24 de febrero de 2008

Habrá sangre

Posted on 24.2.08 by Rafael Huete

Sigo anodadado. Atónito. Por qué no decirlo, medio tonto. Creo que he asistido al visionado de una obra maestra. Todavía no soy capaz de describir muy bien lo que he visto, porque sigo embriagado del aroma a petróleo, el elemento codiciado en There Will Be Blood (me niego a llamar a esta película Pozos de Ambición). Su director, Paul Thomas Andersson, nos sorprendió con Boogie Nights y nos maravilló con Magnolia, pero con esta ha ido más allá. Con There Will Be Blood nos muestra las miserias del sueño americano, su pobredumbre. Un sueño construido con unos cimientos corrompidos por la ambición, la codicia, el odio. Andersson juega con dos elementos, a cual peor: el dinero y el fanatismo religioso. El dinero ganado a base de crueldad y falta de escrúpulos; sin importar a quién se pisotea ni a quién se utiliza. Y el fanatismo religioso que sirve para atontar y amansar a la gente, además de asustarla si no hacen lo que se les dice. Pero al fin y al cabo es lo mismo, el fanatismo religioso persigue el dinero igual que lo hace el sucio capitalista sin alma.


Y el director nos traza esta historia siguiendo el devenir de un personaje: el avaricioso empresario petrolero, interpretado de forma soberbia, magistral, sublime, por Daniel Day Lewis. Sé que lo he dicho muchas veces, pero es, de largo, el mejor actor que hay en el cine hoy por hoy. El protagonista, Daniel Pleinview, es un ser despreciable. De ser un simple geólogo (es la parte incial de la película, 15 minutos sin decir una sola palabra) pasa a ser un miserable, un codicioso magnate del oro líquido. Pero a pesar de ser así, en su mirada, en su comportamiento, en su actitud, se ve que es un hombre vacío, solo y con miedo, sentimientos que cubre bajo un manto de infinita maldad. En el otro extremo está Ely Sunday (Paul Dano) el predicador. En su carácter es el polo opuesto a Pleinview, pero en el fondo busca lo mismo, ganar dinero a costa de lo que sea.



Por último destacar la magnífica fotografía, unas imágenes muy potentes (como la explosión de una de las torres) y una excelente B.S.O, que por ponerle un "pero", quizás en ocasiones se hace un poco innecesaria. Seguro que me dejo algo más en el tintero porque por ahora, sigo extasiado. ¡Viva el cine con mayúsculas! ¡Viva Daniel Day Lewis!

1 Response to "Habrá sangre"

.
gravatar
ana Says....

No lo dejas muy claro, pero creo entender que te ha gustado la película... jajajaja.

Besos, cuídate.